Boda Nuria y David 21/07/2018

by - 10/22/2018


  Un momento que para mi no tiene igual es ese en el que el novio espera a la novia. Da igual que tengan hijos en común o que lleven años viviendo juntos en ese momento en su estómago hay un nudo lleno de mariposas. Un nudo que se debate entre miedo, emoción, respeto...
Con la boca abierta nos dejo Nuria a todos cuando llegó en ese vestido espectacular. Estaba impresionante pero no solo porque el vestido le quedara como un guante sino por la alegría que irradiaba su sonrisa. David era en ese momento, sin duda alguna, el hombre mas feliz de la tierra.



"El amor es amarse con locura, esa locura que el amor todo lo cura. Vamos a una boda donde los novios se declaran su amor. Un amor puro, un amor ante nosotros.  Empiezan en un mundo donde solo hay comprensión y afecto. El amor es sentir que vives solo para amar a tu pareja,y que ese amor sea correspondido. El amor no es físico, no se ve, solo se siente en tu corazón. El amor no necesita que seas perfecto, solo necesita que seas verdadero, y eso es lo que sentís vosotros" Sin duda alguna las palabras que leyó Vega fueron sencillas y claras y para mi resumen lo mas importante y esencial: que sea verdadero.


Cuando preparábamos la ceremonia David sólo dijo una cosa que quería se dijera. Le daba igual el momento. Esas palabras eran: "Yo la miraba... y puedo jurar que no me quedaban ganas de mirar a nadie más.  En ese preciso momento comprendí que los ojos; siempre, siempre le pertenecen a la persona que los hace brillar."
Desde ese momento se ha convertido en una de mis frases favoritas. 


You May Also Like

0 comentarios